Da más años a tu vida y más vida a tus años

Centro Quiropráctico Christelle

Da más años a tu vida y más vida a tus años

Centro Quiropráctico Christelle

Da más años a tu vida y más vida a tus años

Centro Quiropráctico Christelle

Da más años a tu vida y más vida a tus años

Centro Quiropráctico Christelle

Da más años a tu vida y más vida a tus años

Centro Quiropráctico Christelle

Dolencias

La quiropráctica puede mejorar nuestra calidad de vida en muchos aspectos, aliviando esas molestias que nos causan dolor y malestar. Además, corrige y mejora el funcionamiento de ciertas partes de nuestro cuerpo que sufren las interferencias del sistema nervioso pero que no nos causan dolor ni molestias. La quiropráctica está indicada en aquellas personas que sufran, entre otros, algunos de los siguientes problemas:

Todas estas dolencias están provocadas, en parte, por las subluxaciones que sufrimos en la columna vertebral. Estas subluxaciones pueden tener causas muy distintas, como por ejemplo:

DOLOR DE CABEZA

El dolor de cabeza se produce debido a una contracción de los vasos sanguíneos de la cabeza produciendo disturbios visuales, o también de un trastorno espinal que afecta la parte del sistema nervioso que controla la función de los vasos sanguíneos. La dilatación posterior de estos vasos es lo que produce el dolor. La falta de movilidad en otras zonas de la columna puede afectar al cuello. Si existe un problema en la zona dorsal o lumbar, puede originar un aumento de la tensión muscular en el cuello, que a su vez, puede producir dolores de cabeza.

Las sesiones quiroprácticas ajustan la zona de la columna que está trastornando el sistema nervioso, aliviando el dolor y las molestias de una forma relativamente rápida, sencilla y sin medicación.

PINZAMIENTO DEL NERVIO CIÁTICO

El nervio ciático recorre las piernas y si su raíz está comprimida se inflama, produciendo dolor y una sensación de descarga eléctrica en la pierna afectada. La presión sobre el nervio ciático puede tener muchas causas, tanto malignas como benignas. Puede ser debida a una mala postura, un esquince, un espasmo muscular, un embarazo, la obesidad, llevar habitualmente tacones altos, dormir en un colchón demasiado blando. También puede ser debida a la artrosis o a una hernia discal. En los casos más graves una ciática puede ser provocada por una inflamación producida por un tipo de artritis, o por un pinzamiento debido a un tumor del tejido envolvente de la médula espinal en la región lumbar.

La quiropráctica corrige la subluxación causante del pinzamiento del nervio ciático, aliviando las molestias de una forma sana y sin medicación.

PINZAMIENTO DISCAL

Las molestias más comunes de los pinzamientos discales son: dolor, hormigueo, sensación de agarrotamiento y disminución de sensación al tacto. La pérdida de fuerza, atrofia muscular y cambios en el aparato urinario pueden ser emergencias que su médico tiene que evaluar y, en estos casos, la cirugía sí puede ser necesaria.

Habitualmente a un paciente que padece una hernia discal se le recetan medicamentos anti-inflamatorios, relajantes musculares y analgésicos, bien por vía oral o por vía intravenosa. Si el paciente no mejora se le plantea, en algunos casos, el uso de ozonoterapia como una opción, y la cirugía como último recurso.

La quiropráctica, sin embargo, ayuda a sanar la hernia discal y en muchos casos se puede evitar la cirugía. Está recomendada porque corrige las causas de la hernia y por eso el disco puede reconstruirse, evitando también su degeneración y la de las vértebras.

Escoliosis

La desviación de la columna vertebral afecta hasta 4% de los jóvenes. Puede provocar las siguientes molestias: dolores de cabeza o cuello, una pierna más corta que la otra, dolores de espalda, dolores de pecho o abdomen, costillas más prominentes en un costado y dolores de piernas o rodillas. Algunas causas conocidas de la desviación de la columna vertebral son las siguientes:

Durante el parto, la presión ejercida sobre la primera cervical del recién nacido puede influir en su desarrollo.

Los niños que caminan a temprana edad deben ser especialmente controlados, ya que la presión ejercida sobre los discos en un cuerpo inmaduro en posición vertical puede ser causa de subluxaciones, así como durante los estirones de crecimiento mientras los huesos aún están desarrollándose.

Los microtraumas que se originan por caídas y fracturas pueden provocar que se adopte una postura inadecuada que, a la larga, desarrolla una desviación.

El uso incorrecto de las mochilas, junto con su peso desproporcionado, son factores que aumentan el riesgo. El desarrollo de la columna tiene su momento decisivo en las etapas infantil y juvenil, donde la corrección de la tendencia todavía es posible, ya que su morfología es aún maleable y responde muy bien a la terapia de manipulación espinal.

Es de vital importancia frenar el proceso eliminando las subluxaciones mediante ajustes vertebrales periódicos y cuidando la higiene postural. Varias investigaciones han demostrado que la quiropráctica tiene excelentes resultados en el control, la reducción y la corrección de la desviación lateral de la columna vertebral.